20 años más de concesión de carbón en Cesar

Por: Isabel Cavelier Adarve y Lina Puerto

6 de febrero de 2019

Publicado en El Tiempo

La decisión del Gobierno de extender la concesión a la Drummond es “cortoplacista y equivocada”.

Veinte años más de extracción de carbón por la Drummond en el Cesar es la decisión inaudita del Gobierno, que condena a nuestros hijos a vivir un futuro de enfermedad y caos, a cambio de 200 becas universitarias. ¿Eso es lo que queremos para Colombia?
El pasado 24 de enero, los medios de comunicación anunciaron la extensión, que viene acompañada de una inversión social de cerca 10 millones de dólares por una sola vez y un millón de dólares anuales para las comunidades aledañas. La noticia parece alentadora cuando además se suman los 5.200 empleos directos que la empresa ofrece a la población de la región, y más de 550 millones de dólares en regalías.

Sin embargo, el panorama es desolador. Si los 60 millones de toneladas de carbón que planean extraer de La Loma se vendieran al precio de hoy (98 dólares por tonelada), su valor total sería de cerca de 6.000 millones de dólares (es un cálculo cuya precisión definitiva dependerá del valor del carbón en el futuro). Comparemos por un momento: 6.000 millones de dólares contra 30 millones para las comunidades. Esto equivale a invertir el 0,5 por ciento del ingreso, en “gasto social”. Gasto social que, sin embargo, jamás pagará las vidas perdidas de todas las personas que verán su salud respiratoria comprometida por la constante exposición al carbón, y todas las demás que enfrentarán los inclementes impactos del cambio climático acelerado por la quema del combustible fósil más contaminante que existe.

Sin embargo, ni siquiera invertir la totalidad del ingreso de la venta de carbón en el desarrollo “sostenible” de la comunidad tendría sentido. Quemar carbón produce daños irreparables para Colombia y el mundo, que no se pueden compensar a punta de dólares. Los billetes no se comen. Quemar 60 millones de toneladas de carbón, en Colombia o en cualquier país que le compre ese carbón a Colombia, es equivalente a emitir 157 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera aproximadamente. Pongamos la cifra en perspectiva: en el 2014 Colombia emitió un total de 180 millones de toneladas de CO2.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año, 7 millones de personas mueren por contaminación del aire, lo que es equivalente a tres veces el número de personas que fallecen por sida, tuberculosis y malaria, combinadas. La ciencia es clara: quemar combustibles fósiles, y en particular carbón, es la principal amenaza para la salud de los niños en el mundo. Las partículas tóxicas del carbón se acumulan en la placenta de las madres embarazadas a través de su tracto respiratorio, comprometiendo la salud de los niños incluso antes de nacer. Prolongar la extracción y quema de carbón es simplemente inaudito.

Es urgente programar una transición justa, ordenada y verdaderamente sostenible para las comunidades del Cesar que dependen de la minería de carbón para su actividad económica. Esa transición no pasa por sacar y quemar más y más carbón, sino por iniciar desde ya el cambio de actividad productiva. 200 becas no van a lograr ese cambio. Se requiere de la decisión clara e intencionada de dejar a un lado la extracción de carbón, para darle paso al emprendimiento productivo sostenible y regenerativo.

El carbón es lo contrario. Es un desarrollo destructivo y nocivo para la salud. Los pañitos de dólares tibios son insignificantes a la luz del daño irreversible y permanente que genera la quema de carbón. La decisión de extender la concesión a la Drummond es obtusa, cortoplacista y equivocada. Ojalá que este gobierno tenga que pasar por la vergüenza pública de revertirla.

ISABEL CAVELIER ADARVE
*Directora de Visión de Transforma
LINA PUERTO
** Asociada de Transforma

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *